Cuentos en el museo

“SAYEN” Un cuento para encontrarnos con los pueblos originarios

Ilustración referencial del cuento "La niña de la calavera" (2004) de editorial Amanuta, escrito por Marcela Recabarren e ilustrado por Raquel Echeñique.

Entrevista e interpretación del relato junto a Silvia Lepe Catalán, ganadora de una Mención Honrosa en el Concurso Literario “Mi objeto querido”

09/09/2020

Fuente: Museo de Historia Natural de Valparaíso

A pesar de estar enfrentado una pandemia, la biblioteca y el MHNV, han apostado por seguir presentes en este periodo de confinamiento desde la virtualidad, en donde la cultura, el arte y el nuevo conocimiento, gestado en un trabajo colaborativo, ha permitido crear nuevas formas de encuentro, nutriendo la relación entre biblioteca y comunidad como un lugar de valoración de las diferentes expresiones del territorio.

En esta perspectiva, queremos compartir con ustedes en la siguiente entrevista el trabajo de Silvia Lepe Catalán, docente de Casablanca, poetisa, escritora y narradora y escribe generalmente para niños. Es usuaria de la Biblioteca y del Salón de Lectura de nuestro Museo, y cuenta con una Mención Honrosa en el Concurso Literario "Mi objeto querido", realizado por el Departamento de Biblioteca del Museo en su versión 2020.

Siendo ella una colaboradora por excelencia le hemos querido realizar una entrevista, para adentrarnos en su mundo de las narraciones, a través de un cuento de su autoría titulado "Sayen" interpretado por la compañia Ziento un cuento.

¿Cuando nace este encuentro con los libros y tu deseo de escribir y narrar cuentos para niños? Cuéntanos sobre el trabajo que realizas con la comunidad en Casablanca.

Desde siempre, tenía unas ganas inmensas de aprender a leer y a escribir, recuerdo que mi abuela me llevó de oyente a los cinco años al colegio a primero básico, yo no quería estar en kínder porque quería leer y escribir. Y fui la primera en el curso en aprender a leer, así que me pasaron con seis años de edad a segundo básico. Mi salud de niña no era buena, pasaba en cama y en el hospital y mi papá me compraba libros para pintar y libretas para dibujar y comencé a crear pequeñas poesías e historias. Un día me subí al entretecho de mi casa y encontré en un baúl unos diplomas y muchos cuentos de mi papá, yo hasta ese momento no sabía que él escribía, me entretuve toda la el día leyendo sus cuentos, tenía diez años , ese día me dije "quiero ser escritora".

En mi comuna he participado de agrupaciones literarias y he motivado a mis estudiantes en pequeños talleres literarios que he realizado. Hace poco con motivo de la pandemia junto a un amigo organizamos un concurso literario que tuvo excelentes resultados.

¿Qué importancia le das al arte de comunicar y a la Biblioteca como lugar de encuentro cultural?

Pienso que comunicar por medio de la literatura, la pintura, la escultura y cualquier otra expresión artística es muy valiosa, es un regalo de ida y vuelta. Ya que cuando uno escribe un cuento lo hace desde lo más profundo con generosidad pensando en volcar ese sentimiento para el que lo leerá y disfrutará de esa obra, y cuando el escritor lo ve plasmado en un papel, adquiere un significado indescriptible. Si no pudiera expresar por medio de las palabras no sería tan feliz como pienso que lo soy. La literatura es mi eterna compañera.

La Biblioteca para mí es el templo de la cultura, una biblioteca debe ser cautivante, debe encantar al que llega a visitarla, es como una red atrapa mariposas, donde las mariposas son los libros y la red, nuestro cerebro y el corazón conectados ambos a la vez. Yo tuve una experiencia en mi etapa escolar de un joven bibliotecólogo que irradiaba un amor por los libros y nunca lo veía sentado, él pasaba ayudando a todos, se sabía los libros de memoria. Así que mi vida lectora está llena de referentes.

¿Porque decidiste abordar a los pueblos originarios como temática para elaborar tu cuento a presentar en el concurso "Historias de Nuestra Tierra"? ¿Cuál es la importancia de poder transmitir esta cosmovisión a las infancias?

Creo que tenemos una riqueza cultural enorme que debemos rescatar y valorar. Yo amo sus tradiciones, el amor y respeto que sienten por la tierra. Ellos como cultura sacan la sabiduría de las hierbas medicinales y agradecen en sus ceremonias lo valioso que es la tierra, el agua y el sol para producir sus alimentos. Lo más hermoso es que sienten orgullo de sus raíces y las defienden para que su cultura permanezca a través del tiempo. Los niños deben conocer, respetar y valorar su cultura y tradiciones. Además, debiera ser obligatorio tener por lo menos un taller de mapudungun.

Los niños deben crecer valorando el cuidado de la tierra y del medio ambiente además de nuestros pueblos originarios y el gran legado que nos han dejado para las futuras generaciones.

Silvia Lepe Catalán, en su trabajo como docente, poetisa, escritora y narradora.

¿Que busca transmitir el cuento Sayen? ¿es el cuidado medioambiental una temática que te resuene y te motive a escribir?

La protagonista quiere transmitir el amor y respeto por sus tradiciones, además de la humildad ya que para Sayen su morral con dos pompones de la lana color violeta era mejor que cualquier mochila de última moda, porque era confeccionada con lana de alpaca, con las manos mapuches y el valor de eso no tenía comparación, le da un significado totalmente distinto. En ese relato puedo trabajar como docente las tradiciones mapuches, el respeto por la naturaleza y el aceptar las diferencias entre los niños y niñas de diferentes culturas. Tengo un poema de una mujer mapuche, esos temas desde hace poco los vengo trabajando e incorporando a mi repertorio literario.

En este contexto de pandemia, la escena cultural ha tenido que adecuarse desde una modalidad virtual, ¿Qué te han parecido estas instancias o "nuevas formas" de participación?

Primero decir que me siento muy agradecida y afortunada por considerar mi obra Sayen y darme esta oportunidad de mostrar mi trabajo y lo mucho que puedo aportar tomando de la mano mi experiencia como docente y la literatura. Estoy ansiosa de ver la representación de Sayen interpretado por la compañía Ziento un cuento y que pueda ser vista. Considero que el concurso Mi objeto querido, es una instancia que se debieran seguir replicando e incluir la categoría de poesía para una nueva oportunidad. Ya que por medio de estos concursos se van descubriendo pequeños talentos que salen a la luz para seguir motivándose para crecer en lo literario.

Silvia, qué mensaje o comentario te gustaría dejarnos y donde podemos contactarte para futuras colaboraciones.

Mi mensaje es "La cultura se respeta cuando se conoce, se valora cuando se siente, se transmite cuando queda estampada en una obra y se admira cuando uno se emociona con ella". Me pueden contactar en silvia.lepe06@hotmail.com y en el Colegio Intercultural Leonardo Da Vinci de Casablanca.

Te invitamos a disfrutar del cuento Sayen, que es posible de conocer gracias a su autora Silvia Lepe y la interpretación de Ziento un cuento, enmarcado en el proyecto de Cuentos en el museo del Programa de Cuenta cuentos de Fundación Mustakis.

Recursos adicionales

Materias: Bibliotecas - Ciencias Sociales - Educación - Evento especial - Libros y revistas - Literatura
Palabras clave: Trabajando por un museo sostenible - Ziento un Cuento - Biblioteca John Juger
readspeaker