Pasar al contenido principal

Coleópteros del MHNV

Los coleópteros (del griego koleos y pteron, 'alas de estuche') o escarabajos son insectos cuya principal característica es la presencia de un par de alas endurecidas llamadas "élitros". Se trata de criaturas muy adaptables que -con excepción de la Antártida- han colonizado todos los ambientes de Chile, donde se han descrito 1196 géneros y 3947 especies, repartidas en 96 familias distintas. Debido a las excepcionales condiciones del territorio nacional y a su aislamiento geográfico, gran parte de estas especies presenta un alto grado de endemismo y no se encuentra en otros lugares del mundo.

El Museo de Historia Natural de Valparaíso cuenta con una colección de más de mil ejemplares de estos insectos, depositados por entomólogos y personas anónimas entre los años 1922 y 2012. Aun siendo pequeña, la muestra posee gran potencial y valor científico, los que, sin embargo, no habían sido suficientemente explotados a causa del escaso e incompleto conocimiento que se tenía de los especímenes.

Para subsanar esta situación, en 2020 se desarrolló una investigación dirigida a determinar las especies que conforman la colección al mayor nivel taxonómico posible, así como su representatividad respecto a la diversidad de coleópteros descritos a nivel nacional. Como resultado, se estableció que las especies contenidas en los insectarios del MHNV se clasifican en 20 familias, 89 géneros y 129 especies, entre las cuales se destaca la presencia de especímenes que actualmente se encuentran clasificados como «vulnerables» o en «peligro de extinción», tales como la madre de la culebra (Acanthinodera cummingi), el ciervo volante (Chiasognathus grantii) y el cascarudo de las docas (Callyntra multicosta). Además, se actualizaron los nombres de cuatro géneros y se rectificaron dos especies. Si bien se concluyó que la representatividad de la colección es baja, las familias Carabidae y Cerambycidae obtuvieron valores de representatividad de género no despreciables, cercanos al 20 %.

Las colecciones biológicas -entre las cuales se cuentan los insectarios- son importantes representaciones del patrimonio natural de una región o un país. Junto con servir como referencia para la determinación de otros ejemplares, su existencia permite el desarrollo de investigación básica como la taxonomía y la sistemática. Además, cobran especial relevancia en el contexto actual de cambio climático y pérdida de biodiversidad, al proporcionar información espaciotemporal de las distintas especies, incluyendo datos sobre distribución geográfica, estados de desarrollo y variaciones morfológicas.


Descarga el artículo completo "Al rescate de la historia entomológica del Museo de Historia Natural de Valparaíso: Descubriendo la diversidad y representatividad nacional de su colección de coleópteros", por Álvaro Urbina.